Cómo plantar ajo elefante, la guía definitiva para cultivar con éxito.

Este tipo de ajo es conocido en Europa como Ajo Elefante debido a su gran tamaño, aunque también se conoce como Ajo Chilote, puesto que es originario de Chile. 

Nos encontramos ante una variedad de ajo distinta a la que estamos acostumbrados, ya que su tamaño puede llegar a triplicar el de un ajo común, aunque esto no es ningún inconveniente porque estos ajos se siembran igual que todos los demás.

¿Cómo sembrar ajo elefante?

En primer lugar es importante conocer que la época de siembra de estos ajos es a mediados de otoño, aunque algunas variedades se siembran en primavera, es preferible hacerlo en otoño, con la luna menguante. Además un factor clave en la siembra de estos ajos elefante es que necesitan estar en una zona en la que dé el sol de forma directa durante la mayor parte del día.

El proceso de siembra del ajo elefante es el siguiente: 

Lo primero que tenemos que hacer es sembrar los dientes del ajo y la siembra ha de ser directa, es decir, no se van a trasplantar posteriormente y por ello se debe elegir un sitio concreto donde se llevará a cabo la siembra que durará unos 7 – 8 meses. 

Los ajos quieren tierra suelta además de fértil y por ello debemos removerla un poco y posteriormente nivelarla con el rastrillo. Seguidamente, es necesario hacer un surco en la tierra, aunque no debe ser muy profundo y por último, añadir los bulbos en los surcos y cubrirlos con tierra. 

A continuación, introducimos los dientes con la punta hacia arriba y de cada uno de ellos saldrá una cabeza. La profundidad a la que se plantan depende del tamaño del bulbo, aunque suele ser de 2-3 cm. Conviene sembrarlos a mayor distancia que el ajo común (a unos 30 cm), puesto que son bastante más grandes y necesitan desarrollarse con normalidad para alcanzar el tamaño adulto. 

A partir de la cuarta semana podemos observar cómo van a empezar a crecer y a los dos meses de haberlos sembrado, debemos estar atentos y observar si el suelo está muy duro. Si es así es conveniente romper el terreno para que no le cueste mucho trabajo formarse al bulbo.

El ajo es un cultivo que no requiere de muchos cuidados, simplemente debemos realizar algunas tareas puntuales y tener mucho cuidado con el riego para obtener unos ajos magníficos.

¿Cómo cuidarlo?

Una vez que tenemos los ajos sembrados, debemos prepararnos para su cuidado. 

En cuanto al riego, podemos decir que varía mucho dependiendo de la zona en la que nos encontremos y el clima existente en ella. Es decir, si nos encontramos en una zona en la que las precipitaciones son abundantes no es necesario regarlos constantemente. Por el contrario, si nos encontramos en una zona con escasas precipitaciones debemos regarlos más a menudo. Además debemos tener en cuenta que es preferible que les falte agua a que nos pasemos con el riego.

Los ajos elefante deben regarse cada vez que la tierra esté seca, con cuidado de no mojar sus hojas. Por ello, aconsejamos instalar un sistema de riego por goteo para evitar que la planta se pudra al recibir agua en abundancia.

Por otro lado, si queremos añadir algún tipo de abono es conveniente conocer que esta planta no necesita mucho, además es preferible que, en caso de que se añada abono, este sea rico en potasio. En caso de que observemos que nuestra siembra puede tener alguna plaga (manchas blancas, marrones, anaranjadas, polvo de un color blanquecino o grisáceo…) debemos tratarlas con fungicidas a base de cobre, ya que, además de ser fungicida, actúa como bactericida y sirve para tratar muchas enfermedades en nuestros cultivos.

Debemos prestar atención también al lugar en el que hemos sembrado los dientes, y si vemos que donde sembramos un diente ha salido más de un tallo es aconsejable quitarlo, porque de esta manera las cabezas se desarrollarán mejor.

Por último, el final del cultivo se basa en despuntar o cortar la flor amarillenta que sale del tallo para conseguir que nuestros ajos sean algo más grandes.

Cuando la planta del ajo ya ha llegado a su máximo desarrollo, debemos anudarlos o atarlos y este es un paso importante que debemos hacer. A través de la realización de este nudo, conseguimos que el tallo vaya secándose y así se quedan todos los nutrientes en el bulbo. Este proceso de anudar el ajo acelera el proceso vegetativo de la planta y por último nos queda recoger la cosecha.

¿Cómo conservar el ajo elefante?

Cobra gran importancia llevar a cabo la recolección en el momento adecuado, ya que si se hace cuando no se debe la conservación del ajo puede verse perjudicada. Además hay que tener en cuenta que no se deben regar los ajos antes de la recolección. 

Para recolectar la siembra debemos retirar los bulbos y para ello es aconsejable hacer un hoyo en la base de la planta e ir sacándolos, puesto que no es conveniente tirar del tallo porque se puede partir. Es necesario resguardar los ajos del sol en un lugar fresco, seco y protegido de la luz directa. Después de esto, entre 4 y 6 semanas ya están listos para limpiarlos y almacenarlos. 

Si queremos volver a sembrar ajos debemos guardar los más grandes para el año siguiente.

¿Cúando se debe cosechar el ajo elefante?

El momento correcto para recoger la cosecha suele ser a finales de primavera o principios de verano, después de que hayan terminado las plantaciones realizadas en otoño, que suelen durar unos 7 – 8 meses.  

En el momento en que observemos que la mayoría de las hojas están secas podemos proceder a arrancarlos, eso sí, es conveniente dejarlos sobre el suelo unos cuantos días (en caso de que no llueva), para que terminen de secarse con el sol. Finalmente, procedemos a resguardarlos cuando sus hojas estén totalmente secas.

Propiedades y beneficios del ajo elefante

Este tipo de ajo cuenta con una serie de propiedades que ayudan al correcto funcionamiento del corazón, a la vez que nos protege contra los resfriados y la tos.  Incrementa las defensas del organismo, actúa como antiinflamatorio, anticoagulante… Se podría decir que el ajo elefante es un antibiótico natural, antioxidante, con propiedades antivirales, antibióticas y estimulantes para la producción de testosterona.

Es considerado un diurético, expectorante y estimulante, además de haberse utilizado durante muchos años como antiséptico.

El ajo elefante también se usa como remedio natural para el asma, bronquitis, dificultades respiratorias, etc.

Su origen

El origen del tan aclamado Ajo Elefante proviene de Asia Central y su nombre científico es Allium ampeloprasum var. ampeloprasum. Este tipo de ajo es conocido a través de diferentes nombres, tales como: ajo chilote, ajo oriental, ajo blandino, ajo de cabeza grande o ajo elefante entre otros. 

El ajo elefante desarrolla bulbos (cabeza del ajo) de aproximadamente 10 centímetros y estos están compuestos por varios dientes gigantes (5 ó 6).

¿Dónde comprar ajo elefante?

Si estás interesado/a en conseguir semillas de Ajo Elefante estás en el sitio adecuado, pues nosotros nos encargamos de la siembra, el cultivo y la cosecha del Ajo Elefante. 

Puedes realizar tu compra llamando al número de teléfono: 639 519 462 o bien enviando un Whatsapp al mismo número y será atendido lo más rápido posible.

Deja una respuesta